Porque de la chatarra electrónica solo interesa el cobre, el aluminio, el níquel y el oro?

No hay mas metales preciosos en ella? Por supuesto pero no tan cuantiosos y muy costos de recuperar.

Por hacernos una idea de lo que se pierde cuando enterramos nuestra CPU, el móvil o una batería de litio.

Aunque las cantidades de metales preciosos como el oro en la chatarra electrónica son muy pequeñas (del orden de 300 gramos por tonelada), para conseguir un kilo de oro bastan entre tres y cuatro toneladas de smartphones.

Sin embargo, extraerlo de la tierra requiere de 200 toneladas que hay que mover para obtener unas pocas partes por millón!. Parece que merece la pena reciclar toda la basura del mundo, ¿no?

Si quisiéramos reciclar el resto de los metales, habría que ir uno por uno también mediante reciclado selectivo, algo que es caro y complejo.

Eso sin contar que los procesos de extracción, normalmente por lixiviación, no son medioambientalmente muy amigables.

Entonces, que pasa si reclamos todos los materiales a la vez?

De una manera más rápida y barata, recuperaríamos la totalidad de los metales.

Pero ¿por qué de la chatarra electrónica solo interesa el cobre, el aluminio, el níquel y el oro?

Porque el material resultante de un reciclaje conjunto no sirve para nada, o sirve para muy poco. Conseguiríamos una aleación compleja, pero sin una aplicación práctica concreta.

A día de hoy es: porque el material resultante de un reciclaje conjunto no sirve para nada, o sirve para muy poco. Pero eso es solo a día de hoy. Avancemos.

ALEACIONES ALTA ENTROPIA

 

Recientemente hemos publicado un trabajo en Intermetallics que demuestra que, mezclando aleaciones equivalentes a las que se encuentran en la basura electrónica (si se recuperaran en su totalidad) y en las proporciones adecuadas, se pueden fabricar aleaciones de alta entropía de altas prestaciones. Esto… ¿es bueno? Lo es, es muy bueno.

Las aleaciones de alta entropía son fascinantes! Son materiales avanzados que difieren de las aleaciones convencionales porque contienen múltiples elementos en cantidades casi iguales. En lugar de tener un componente principal con cantidades menores de otros elementos, las aleaciones de alta entropía distribuyen equitativamente varios elementos para formar estructuras sólidas.

Estas aleaciones se diseñan para tener propiedades únicas, como resistencia a la corrosión, dureza, resistencia a altas temperaturas o conductividad. Además, su estructura desordenada a nivel atómico les otorga propiedades mecánicas excepcionales.

La idea es que la combinación de múltiples elementos en proporciones casi iguales genere una estructura menos propensa a la formación de defectos, lo que a su vez mejora la estabilidad y las propiedades del material en un amplio rango de condiciones.

CONCLUSION

Haría falta generar un mercado que pudiera consumir las aleaciones extraídas de la basura electrónica, con todos sus elementos a la vez. Esto implicaría, además, que el reciclado sería más rentable, ya que una extracción total de todos los metales es más sencilla y barata que la recuperación selectiva de uno o varios metales.

Es muy difícil que un fabricante de productos en serie pueda comprometerse con una aleación que requiere de uno o varios metales de los que no puede garantizar el suministro permanente. Sin embargo, usando la basura electrónica como fuente, habríamos resuelto este problema.

Por un lado, resolvemos un problema de escala mundial mediante un proceso de reciclado más barato y eficiente y, por otro, empujamos el desarrollo de aleaciones de muy altas prestaciones (las aleaciones de alta entropía) sin la necesidad de depender del suministro de metales críticos o estratégicos: la cuadratura del círculo.

Hasta pronto raeecicladores!!